Discriminación Unión Europea

Aumenta el trato discriminatorio en la Unión Europea

TNS Opinion & Social. Discrimination in the EU in 2015. Report. Serie: Special Eurobarometer, nº 437. Bruselas Comisión Europea, 396 págs., 2015.

Este informe de la Unión Europea recoge la opinión pública de los ciudadanos de los países miembros sobre la discriminación de personas por motivos de discapacidad, edad, identidad de género, orientación sexual, origen étnico, religión y sexo. Se pretende, concretamente, indagar en las actitudes sociales y las experiencias personales de prácticas discriminatorias entre los ciudadanos europeos. Las estadísticas que se presentan han sido elaboradas a partir del Eurobarómetro. Las entrevistas de esta edición de la encuesta se llevaron a cabo en mayo y junio de 2015 entre aproximadamente 28.000 personas de los 28 Estados miembros de la Unión Europea. El gran tamaño del muestreo y la amplitud del cuestionario, que está constituido por una veintena de preguntas, convierte los resultados de la encuesta en un riguroso material empírico.

Los datos obtenidos resultan interesantes estudiados de manera aislada, pero cobran especial relevancia cuando se comparan con los resultados de la anterior encuesta, realizada en 2012. Una de las conclusiones más importantes del estudio es que la diversidad poblacional parece estar incrementándose. Prueba de ello es que un 70% de las personas encuestadas (un 3% más que en 2012) afirman tener amigos que pertenecen a religiones distintas de la mayoritaria en el país en el que viven. A pesar de ello, únicamente una de cada ocho afirma pertenecer a un grupo poblacional en especial riesgo de ser objeto de trato discriminatorio. Los resultados de la encuesta ponen también de relieve que la tolerancia hacia poblaciones especialmente vulnerables a la discriminación está aumentando entre los europeos. Esto queda patente, dicen los autores, porque cada vez hay más personas que afirman no tener problemas para trabajar con personas que pertenecen a los colectivos más discriminados en la sociedad. También está aumentando el número de personas que no tendrían inconveniente en que personas de estos colectivos poblacionales dirigieran el país.

Teniendo todo esto en cuenta, resulta llamativa la afirmación hecha por los autores de que los europeos perciben la discriminación como un fenómeno que va en aumento. De hecho, el análisis comparativo pone de relieve que, desde 2012, las prácticas discriminatorias han aumentado hacia prácticamente todos los grupos poblacionales de riesgo identificados en el estudio. La única excepción es el ‘edadismo’ que afecta a las personas mayores y que, según la percepción de los encuestados, ha disminuido. Las poblaciones con mayor riesgo de ser sometidas a trato discriminatorio siguen siendo las mismas que en 2012, a saber (por orden de importancia): las personas con origen étnico diferente; las personas pertenecientes al colectivo LGB (lesbianas, gais y bisexuales); las que se identifican como transexuales o transgénero; las pertenecientes a minorías religiosas; las personas con discapacidad; las personas mayores; y por último, las personas discriminadas por motivo de sexo.

grafico.518941

Ante este panorama, muchos de los europeos encuestados (un 62%) afirman estar a favor de la implantación de nuevas medidas dirigidas a erradicar las prácticas discriminatorias en Europa. La mayoría afirma, además, estar dispuesta a aportar datos personales sobre su pertenencia a los colectivos en situación de desprotección a condición de que se mantenga el secreto estadístico. Estas ideas están en línea con las sugerencias del grupo de trabajo Datos Estadísticos para la Igualdad (Equality Data Initiative), una iniciativa promovida por Open Society European Policy Institute, Migration Policy Group y la Red Europea contra el Racismo. Según la opinión de los miembros de Equality Data Initiative, para poder avanzar en materia de igualdad y no discriminación, es necesario romper el tabú de recogida de datos estadísticos referentes a la pertenencia a diferentes grupos minoritarios en la Unión Europea. Mientras la recogida de datos sensibles se haga respetando los principios de autoidentificación, voluntariedad y anonimato, argumentan, no supone ninguna amenaza para estos colectivos.

El SIIS Centro de Documentación y Estudios ha publicado varias bibliografías temáticas sobre la discriminación por motivos de sexo, edad, origen étnico, religión, discapacidad u orientación sexual.

Comparte en

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *